Más allá del smog. Bosques y plantaciones como fuente de energía

René Reyes, Investigador Instituto Forestal

 

Leña blanca

 

De acuerdo al último Balance Nacional de Energía 2013, los combustibles derivados de la madera -leña, carbón vegetal, desechos forestales, pellets, entre otros-satisfacen el 29% de nuestro consumo de energía primaria. Esta cifradeja en evidencia el real peso que han adquirido estos combustibles en el abastecimiento de energía de nuestro país, superando en importancia al carbón mineral, el gas natural y la hidroelectricidad.

 

El alto consumo de combustibles derivados de la madera (CDM) se debe a las bajas temperaturas invernales que caracterizan al centro y sur del país, la abundancia de biomasa forestal (bosques nativos y plantaciones), y al bajo precio de este combustible en relación a otras fuentes de energía (kerosene, gas licuado, electricidad, etc.). Este último aspecto es clave, toda vez que, en el caso de la leña, la diferencia de costo por unidad de energía es favorable entre 3 y 5 veces.

El uso de CDM salta a la palestra cada invierno cuando comienzan los problemas de contaminación atmosférica. Sin embargo, menos del 20% de su volumen se utiliza en áreas urbanas, siendo consumidos principalmente por la industria y el sector residencial rural. Desafortunadamente, la contaminación atmosférica ha monopolizado la discusiónrelativa a los CDM, impidiéndonos ver en toda su magnitud la oportunidad que estos combustibles representan para un país como el nuestro.

Los CDM son la principal fuente de energía producida en Chile, evitándonos cada año la importación de miles de millones de dólares en petróleo u otros combustibles. Sin embargo, como sociedad hemos sido incapaces de darnos cuenta dejándolos en el más absoluto de los abandonos. A excepción de unas cuantas iniciativas surgidas desde la sociedad civil (ej. Sistema Nacional de Certificación de Leña), Chile ha hecho poco por apoyar el desarrollo de este sector.

Hoy, vemos con optimismo el proceso de formulación de una política dendroenergética impulsado por el Ministerio de Energía, pues representa una señal clara en favor de los CDM.El primer paso, sin duda alguna, debería ser su reconocimiento legal como combustible, mientras se avanza en el mejoramiento térmico de nuestras viviendas y sistemas de calefacción. Vemos con optimismo también la construcción de nuevas plantas productoras de pellets, pues permitirán incrementar la oferta de este combustible más limpio y eficiente.