combustible

Definiciones

Combustibles sólidos derivados de la madera: combustibles derivados directa o indirectamente de árboles o arbustos que crecen en los bosques y/o áreas no forestales. También se les conoce como dendroenergéticos. Estos combustibles se dividen en tres grupos: a) Directos, aquellos derivados de la extracción directa en el bosque como por ejemplo la leña, b) Indirectos, aquellos obtenidos como subproducto de procesos industriales, como el carbón vegetal y los pellets, y c) Recuperados, que son aquellos obtenidos de la combinación de biomasa derivada de todas las actividades económicas y sociales que no corresponden al sector forestal (CONAF, 2015).

Ver Presentación ¿Cómo incide el consumo de leña en el calentamiento global?

  1. Astillas
  2. Briqueta
  3. Carbón Vegetal
  4. Desechos Forestales
  5. Leña
  6. Licor negro
  7. Pellets
  8. Referencias
  9. Mapa
Pequeños trozos de madera resultantes del proceso de corte de troncos y ramas de árboles, que se utilizan principalmente para fabricar celulosa (CONAF, 2015). 
Bloques compactos de biomasa, tipo ladrillo o cilindro, libre de aditivos, que se utilizan en procesos térmicos tanto a nivel industrial como domiciliario (Ministerio de Energía, 2014). Las briquetas se producen a partir de residuos como aserrín, viruta y astillas, y tienen un tamaño que varía entre 250 cm3 y 4.500 cm3 (1). 
Producto derivado de la carbonización, destilación, pirolisis y torrefacción de la madera (de troncos y ramas de árboles) y subproductos de la madera. Esto incluye a las briquetas de carbón vegetal (FAO, 2004). El carbón vegetal es un producto sólido, frágil y poroso, con un alto contenido de carbono (del orden del 80%), el cual es producido por el calentamiento de la madera en ausencia de aire (hasta temperaturas de 400 a 700 °C). La capacidad de producir calor del carbón es mayor que la de la madera original (CONAF, 2009). 
Residuos de madera que pueden dividirse en dos grupos: a) los que proceden de la recolección y extracción de trozas, y b) los que generan las propias industrias forestales durante sus procesos de producción: corteza, aserrín, madera partida, despuntes y otros (FAO, 2001). 
Porción de madera en bruto cortada en piezas pequeñas que proviene de troncos, ramas y otras fuentes (1). La leña se obtiene de bosques y árboles aislados, así como de subproductos de la industria de la madera y productos leñosos recuperados. La leña conserva la estructura original básica de la madera y se puede utilizar directamente o después de haber sido transformada en otro combustible, como el carbón vegetal. Cuando es necesario, la leña puede transformarse en otros productos, como astillas y pellets, sin necesidad de realizar procesos físico-químicos importantes (FAO, 2004). 
Licor alcalino obtenido de los digestores empleados para producir pasta al sulfato o a la soda durante el proceso de producción de papel, en el que el contenido de energía deriva principalmente del contenido de lignina extraído de la madera en el proceso de elaboración de la pasta (FAO, 2004).. 
Partículas de madera en estado seco sin ningún aditivo, prensada, secada y triturada que se utiliza para generar energía. Son producidos principalmente a partir de residuos leñosos (polvo de madera, aserrín y virutas), más que de troncos enteros (CONAF, 2015). Los pellets son compactados a una temperatura de 80 °C, produciéndose en tamaños que van desde los 7 a 22 mm de largo (Ministerio de Energía, 2014). 

Norma Chilena Oficial de la leña (NCh 2907/2005).

CONAF, 2009. FICHA 14. Producción de carbón vegetal a partir de residuos forestales.

CONAF, 2015. Política para el uso de la Leña y sus derivados para calefacción.

FAO, 2004. Terminología Unificada sobre Dendroenergía. Disponible en http://www.fao.org/docrep/008/j0926s/j0926s05.htm.

FAO, 1991. Conservación de energía en las industrias mecánicas forestales. Disponible en http://www.fao.org/docrep/t0269s/t0269S10.htm.

.